Desde el afirman que “El cese de Navas es una maniobra de distracción para eximir de culpa al consejero y a Revilla”

El diputado César Pascual cuestiona la oportunidad de los cambios en la dirección de Salud Pública en la tercera ola de Covid-19 y en medio del caos de la campaña de vacunación

Desde el afirman que “El cese de Navas es una maniobra de distracción para eximir de culpa al consejero y a Revilla”

El Partido Popular de Cantabria considera que el cese de la directora de Salud Pública es una maniobra de distracción ante el caos sanitario que reina en la comunidad autónoma y que Paloma Navas es una “cabeza de turco” para eximir de culpa al consejero Miguel Rodríguez y al presidente regional, Miguel Ángel Revilla, que es el responsable último de la gestión de la pandemia.

El diputado y portavoz de Sanidad del PP en el Parlamento, César Pascual, ha cuestionado la oportunidad de los cambios en el equipo de la Dirección General de Salud Pública en la tercera ola de Covid-19 y en medio del caos de la campaña de vacunación, y considera que este cese pone de manifiesto como se ha venido trabajando “de mal” en la Consejería durante este tiempo. “¿Es el momento de destituir a la directora general de Salud Pública con la tercera ola a las puertas, cuando además, en palabras del consejero, Navas y su equipo han hecho un trabajo excelente?”, se ha preguntado.

“¿Por qué la cesan si lo ha estado haciendo muy bien y es una figura de reconocido prestigio internacional? ¿qué hay debajo de este cese?, porque los rumores son de todo tipo”.

“En mitad de una pandemia, con la tercera ola creciendo, en medio de un caos de vacunación como se ha demostrado, destituir a la responsable de contener la pandemia, y según el consejero muy bien, no parece lo más oportuno”, ha afirmado Pascual.

Pascual ha recordado que el pasado 17 de diciembre, Miguel Ángel Revilla afirmó en rueda de prensa junto el consejero de Sanidad, que la comunidad autónoma estaba preparada para la vacunación, y que el 22 de diciembre el consejero de Sanidad aseguró que “estaba todo previsto y milimetrado para que no haya ningún problema”. “La descoordinación, la falta de información y el injustificable ritmo a la hora de vacunar contra el Covid-19 demuestra que no era así”.

“Ante esta situación, al presidente Revilla no le queda más salida digna que cesar al consejero de Sanidad, y dejar de taparse las vergüenzas y distraer la atención para no asumir responsabilidades”, ha concluido Pascual.

 

Desde el afirman que “El cese de Navas es una maniobra de distracción para eximir de culpa al consejero y a Revilla”