MEDIO AMBIENTE

Blanco aspira a convertir el CIMA en “un referente indispensable” para la conservación del medio ambiente

El consejero ha presidido el Consejo Rector del organismo autónomo, en el que se han aprobado unas cuentas para 2020 de más de 2,8 millones de euros
Blanco aspira a convertir el CIMA en “un referente indispensable” para la conservación del medio ambiente

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, ha presidido la reunión del Consejo Rector del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), en la que se ha aprobado el presupuesto con el que el contar este organismo autónomo para 2020, un total de 2.891.892 euros.
Unas cuentas que, tal y como ha explicado Blanco, a contribuir a que el CIMA sea un centro “referente indispensable” para la conservación y mejora del medio ambiente y delmedio natural de Cantabria, “promoviendo la sostenibilidad presente y futura de la región”.

El también presidente del CIMA ha explicado que las nuevas cuentas del organismo autónomo están encaminadas a modernizar las redes de calidad ambiental que existen en Cantabria, como la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire de Cantabria, integrada por once estaciones repartidas por diferentes localidades cántabras y una unidad móvil. En todas ellas se determinan en tiempo real diferentes elementos contaminantes.

El departamento de Guillermo Blanco también quiere impulsar y optimizar las labores de laboratorio del CIMA, que cuenta con servicios de análisis de aguas, residuos y de suelos, sedimentos y fangos para todas aquellas entidades, organismos e instituciones que lo solicite.
Para ello, cuenta con cuatro áreas de trabajo: área de campo, área química-microbiológica, área instrumental y área del aire.
También quiere reforzar su servicio de información ambiental y de sostenibilidad, además de modernizar la Red de Centros de Visitantes: Embalse del Ebro, en Corconte (Campoo de Yuso); Río Ebro, en Fontibre (Campoo de Suso); Caminos de la Harina, en Pesquera, y Monte Hijedo, en Riopanero, y La Piedra en Seco, en La Puente del Valle, ambos en Valderredible.


Otras de las actuaciones que pretende impulsar el Gobierno de Cantabria en la nueva legislatura es el servicio de gestión ambiental del CIMA, adecuar sus programas a la nueva organización competencial del Gobierno de Cantabria y constituir a este organismo autónomo en la referencia del Gobierno de Cantabria en materia de procesos de información, consulta y participación pública.
En este sentido, ha destacado la importante labor que deben realizar órganos como la Red Local de Sostenibilidad de Cantabria y el Consejo Asesor de Medio Ambiente, así como los programas formativos del Centro de Documentación y Recursos para la Educación Ambiental de Cantabria (CEDREAC) y las actividades del Programa de Educación Ambiental y Voluntariado de Cantabria (PROVOCA).
Otras de las novedades que incluyen los presupuestos del CIMA para el año que viene es una subvención dirigida a los centros educativos de la región para que promuevan la difusión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el contexto de la Agenda 2030.

 

Blanco aspira a convertir el CIMA en “un referente indispensable” para la conservación del medio ambiente