Blanco destaca la apuesta de la Consejería de Medio Ambiente por los proyectos de investigación ambiental

El consejero recibe a la Asociación RÍA con quien Medio Ambiente ha colaborado en un proyecto piloto de marisma flotante

Blanco destaca la apuesta de la Consejería de Medio Ambiente por los proyectos de investigación ambiental

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha destacado la importancia de impulsar la investigación en tecnologías medioambientalmente sostenibles que fusionan naturaleza e industria y su aplicación en otros ámbitos, como puede ser la acuicultura marina, uno de los sectores de la producción de alimentos con más proyección internacional.

Así se lo ha comunicado a los representantes de la Asociación RÍA, Diego Cicero y José Antonio Expósito, con quienes se ha reunido para conocer los resultados del proyecto de fitodepuración de aguas residuales de acuicultura llevados a cabo en la ría de Tina Menor con dos especies propias de las marismas del Cantábrico: el junco marítimo y la verdolaga marina (Juncus Maritimus y Halimione Portulacoides).

Para el consejero Guillermo Blanco, es importante que en Cantabria podamos contar con iniciativas y proyectos de investigación que permitan conservar y mejorar el entorno natural en armonía con las actividades económicas, con un ahorro de costes y de consumo energético considerable.

Este proyecto de investigación ambiental, que ha demostrado las “excelentes propiedades” de estas dos plantas para depurar las aguas residuales que generan infraestructuras como las piscifactorías, ha sido posible gracias a un convenio de colaboración suscrito a través del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), que ha aportado 18.000 euros para el desarrollo de las investigaciones llevadas a cabo.   

Depuradora vegetal

Según han explicado los responsables del proyecto, esta infraestructura flotante donde se instalan las dos especies vegetales ha logrado rendimientos de depuración de aguas residuales que van del 50 al 90% según los parámetros analizados, pero lo que ha sido más sorprendente, en un año de funcionamiento se ha convertido en un auténtico ecosistema de marisma cantábrica en el que se han detectado bancos de quisquilla, alevines de anguila, una especie en peligro de extinción y cámbaros.

Esta nueva tecnología de depuración verde mediante implantación de las plantas en un sistema modular flotante ha sido desarrollado y patentado a nivel internacional por Asociación RIA y puede ser un complemento a las tecnologías convencionales ya que hace más baratas y sostenible la depuración de aguas, al tiempo que contribuye a la conservación de un ecosistema prioritario para la directiva hábitat de la Unión Europea, la marisma alta cantábrica.

El consejero ha explicado que el convenio entró en vigor el pasado mes de diciembre con vigencia hasta el 30 de mayo de 2020, si bien con motivo del estado de alarma se firmó una adenda para poder hacer posible el desarrollo de las tareas pendientes ya en la fase de desescalada.

En la reunión ha participado también el director del CIMA, Agustín Ibáñez, quien ha indicado que la Consejería seguirá apoyando proyectos que aúnen investigación y medio ambiente, permitiendo mejorar la sostenibilidad de la economía circular regional. 

El Gobierno de Cantabria mantiene desde el año 2016 una relación de colaboración con la Asociación RÍA por la que los laboratorios del CIMA también analizan los parámetros de calidad de las muestras de agua que RIA recoge en diversos escenarios.

Además, ambas instituciones vienen participando conjuntamente en el análisis de parámetros físico-químicos y microbiológicos de una serie de muestras vinculadas a las rías del Carmen y Boo (Camargo) y sus arroyos tributarios y marismas asociadas.

Blanco destaca la apuesta de la Consejería de Medio Ambiente por los proyectos de investigación ambiental