Cantabria es la Comunidad Autónoma con la mayor tasa de plazas residenciales y de centros de día para personas dependientes de España

La consejera de Empleo y Políticas Sociales explica que los principales indicadores nos colocan entre los primeros puestos en el desarrollo de la Ley de Dependencia pese al “estancamiento” de los últimos años

Cantabria es la Comunidad Autónoma con la mayor tasa de plazas residenciales y de centros de día para personas dependientes de España

Cantabria es la Comunidad Autónoma con la mayor tasa de plazas residenciales y de centros de día en relación a la población, no tiene lista de espera para los servicios de teleasistencia o ayuda domiciliaria y se sitúa entre los primeros puestos en los principales indicadores que miden la implementación de la Ley de Dependencia en España.

Así se refleja en el informe sobre las prestaciones y servicios vinculados al Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) que ha presentado este miércoles en rueda de prensa la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Ana Belén Álvarez, quien ha querido hacer un “ejercicio de transparencia” para que los ciudadanos conozcan cuál es la situación real en Cantabria y los planes de su departamento.

Este documento, que comprende una veintena de páginas con datos extraídos del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), del Observatorio de la Dependencia y del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), pone de manifiesto que Cantabria es una de las comunidades mejor valoradas en cuanto al desarrollo de la Ley de Dependencia y que lidera algunos de los indicadores más relevantes.

Según ha explicado Ana Belén Álvarez, somos la Comunidad Autónoma que más invierte por dependiente, con un promedio de 7.697 euros año frente a la media nacional de 6.590.Igualmente, somos la autonomía con mayor desarrollo en infraestructuras de atención, con la mayor tasa de España de plazas residenciales y de centros de día por población, el 8,8 y el 3,7 por mil respectivamente. “En plazas residenciales duplicamos la media nacional y aventajamos en dos puntos a la segunda comunidad autónoma mejor posicionada (Castilla-La Mancha)”, ha apuntado.

La consejera, que ha estado acompañada por el director general de Políticas Sociales, Julio Soto, y por la directora del ICASS, María Antonia Mora, ha apuntado que nuestra Comunidad Autónoma también es la primera en plazas residenciales de financiación pública y centros ocupacionales para personas con discapacidad.

Y por lo que respecta a las prestaciones económicas para cuidados en el entorno familiar, nuestra región también está por encima de la media nacional.

No obstante, y pese a esos buenos resultados que colocan a Cantabria a la cabeza de España, Ana Belén Álvarez ha reconocido que la situación del SAAD es de “cierto estancamiento” debido al “sobresfuerzo económico” que ha tenido que hacer la Comunidad para compensar los recortes aprobados por el Gobierno del PP, que “si bien ha permitido mantener el Sistema, ha impedido el desarrollo del mismo”.

A este respecto, ha mostrado su deseo de que, con el nuevo Gobierno progresista presidido por Pedro Sánchez, “sensible a la agenda social”, incremente su aportación a la financiación del sistema, “y unido al compromiso de todo el Consejo de Gobierno de Cantabria, nos permita dar un nuevo impulso a la Ley de la Dependencia y a las políticas sociales en general”.

En cuanto a las estadísticas de los servicios domiciliarios, la consejera ha explicado que no se puede hacer una comparativa con otras autonomías porque el sistema cántabro es diferente, ya que tiene transferidas a las entidades locales gran parte del Servicio de Ayuda a Domicilio y la Teleasistencia.

En concreto, el ICASS transfiere a las entidades locales 7,5 millones de euros para atender a unos 4.000 usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio y otro medio millón más para cofinanciar cerca de 6.500 terminales de Teleasistencia. Estos recursos, al no ser prestados directamente por el ICASS, no son contabilizados en las estadísticas del IMSERSO, por lo que la comparativa con otras comunidades no es posible. En cualquier caso, ha subrayado que en ambos servicios no existe lista de espera.

En cuanto a expedientes de valoración y grado de dependencia, Ana Belén Álvarez ha indicado que a 31 de diciembre había 26.429 expedientes abiertos, de los que 25.693 cuentan ya con un dictamen. De ellos, 21.354 han sido reconocidos en situación de dependencia yel 96,9% ya están resueltos con prestación de servicio, con desistimiento o lista de espera en función de las particularidades de cada uno de ellos. En concreto, en lista de espera hay 664 personas, el 3,1% del total de los expedientes.

La consejera ha insistido que en Cantabria no hay ninguna situación de emergencia que se quede sin cubrir y que no existe lista de espera para recibir prestaciones económicas, ni para Teleasistencia, ni para centros de día, y que lo que provoca la lista de espera es la fuerte demanda de plazas de atención residencial en mayores.

Con relación a las necesidades futuras de este sector, la consejera ha indicado que la demanda va a ir en aumento como consecuencia del envejecimiento de la población. En ese sentido, Ana Belén Álvarez ha señalado que la Consejería está elaborandoun mapa de infraestructuras asistenciales que resuelva las carencias de la red pública y permita atender la demanda allí donde está la necesidad a través de una planificación rigurosa.

En la actualidad Cantabria cuenta con una red pública formada por 5.109 plazas residenciales y 2.210 plazas de centro de día. La previsión del ICASS es que este año las plazas puedan incrementarse con 72 nuevas concertadas, ya que la construcción de nuevas infraestructuras residenciales tarda un mínimo de dos años.

Finalmente, la consejera ha hecho referencia a la importancia de este sector como fuente de empleo. El Sistema de la Dependencia genera en Cantabria en torno a 3.200 puestos de trabajo directos y generó en el último ejercicio 2018 más de 51,1 millones de euros provenientes de las cotizaciones a la Seguridad Social, IRPF de los trabajadores o recaudación de IVA e impuesto de sociedades por los servicios prestados.

Además, la tasa de retorno de los recursos asignados a este sector es muy alta: de cada euro que se invierte 0,59 retornan a la Administración y corrobora la naturaleza del trabajo de este sector: intensivo en mano de obra y generador de elevados rendimientos sociales.Si se incluye el ahorro derivado de las prestaciones por desempleo y la cotización a la seguridad social de los cuidadores, este retorno asciende a 0,66.

El multiplicador del Producto Interior Bruto para Cantabria asciende a 2,38 de manera que, por cada euro gastado por la Administración en el sector, la producción asciende en 2,38 euros. La generación de empleo es de 36 trabajadores por cada millón de euros de gasto de la Administración.

La inversión en la atención a la Dependencia,ha dicho Ana Belén Álvarez, tiene, además de los efectos directos e indirectos valorados (traducidos en empleo y generación de riqueza), otros difíciles de cuantificar y que van más allá de la mejora en la calidad de vida de los afectados, como son la capacidad de generar empleo y riqueza vinculada a la innovación y desarrollo tecnológico.

Cantabria es la Comunidad Autónoma con la mayor tasa de plazas residenciales y de centros de día para personas dependientes de España