Cantabria sigue apostando “con firmeza” por la terapia de protones para convertir a Valdecilla en centro de referencia nacional

El vicepresidente regional y el titular de Sanidad se han sumado hoy al compromiso de los profesionales con la protonterapia durante una visita al Servicio de Oncología Radioterápica para conocer los últimos tratamientos

Cantabria sigue apostando “con firmeza” por la terapia de protones para convertir a Valdecilla en centro de referencia nacional

Cantabria sigue trabajando para conseguir que el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV) incorpore a sus instalaciones un equipo de protonterapia, que permita un abordaje oncológico integral y convierta al hospital cántabro en centro de referencia nacional e internacional en la aplicación de terapia con protones en pacientes adultos y pediátricos con cáncer.

El vicepresidente regional, Pablo Zuloaga, y el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, se han desplazado hoy hasta el centro hospitalario para conocer los últimos avances incorporados en el área de Oncología Radioterápica y testimoniar su “apoyo firme”con la protonterapia, haciéndose eco del compromiso de los profesionales “que ya están preparados y no pueden dejar pasar esta oportunidad” de colocar a Valdecilla “una vez más” en la varguardia de la medicina en España.

“El Hospital Valdecilla es puntero en el tratamiento del cáncer a nivel nacional e internacional”, ha dicho Zuloaga, con cifras que han pasado de 1.200 pacientes al año a los más de 2.000 que se tratan ahora en la unidad. “El Gobierno de Cantabria no ceja en su empeño de seguir invirtiendo en un recurso prioritario como es Valdecilla”, ha insistido.

Miguel Rodríguez, por su parte, ha calificado los resultados del Servicio de Oncología Radioterápica como “muy buenos” tanto en calidad de vida como en superviviencia al cáncer “una de las grandes lacras de este siglo”. Un éxito que ha achacado directamente a “la tecnología de la que dispone este hospital y, sobre todo, al equipo de profesionales que en él trabajan”. Cantabria no tiene nada que envidiar porque estamos a un “altísimo nivel” en el tratamiento que suministramos a las personas con esta patología, ha añadido.

De hecho, el servicio de Oncología Radioterápica de Valdecilla es uno de los pocos centros de España que aplica todos los tratamientos de oncología radioterápica disponibles. Esto suponeque todos los ciudadanos tienen acceso a estos tratamientos sin tener que salir de Cantabria.

Junto a Zuloaga y Rodríguez, han recorrido el Servicio el gerente de Valdecilla, Rafael Tejido y el jefe de Servicio de Oncología Clínica Radioterápica, Pedro Padra, entre otros, que han seguido el recorrido trazado por la responsable de la Unidad de Radiofísica, María Teresa Pacheco.

En palabras de Prada, Valdecilla, tiene el Servicio de Oncología Radioterápica mejor dotado de España “y eso nos permite abordar toda la patología tumoral que necesite tratamiento de irradiación”.

Zuloaga y Rodríguez han observado de primera mano cómo funciona la oncotérmia, una terapia eficaz en varios tipos de cáncer con peor pronóstico como el glioblastoma (tumor cerebral), el cáncer avanzado de recto y el de páncreas.

Tal es así queValdecilla fue el primer hospital de España en incorporar la oncotermia y el primero en el mundo en practicarla dentro de un servicio de radioterapia para posibilitar el tratamiento coordinado de ambas técnicas.

La oncotermia aplica calor inhomogéneo a través de ondas electromagnéticas que calientan entre unos 41 y 43 grados centígrados solo las células tumorales, lo que permite un tratamiento microscópico, localizado y selectivo, que destruye las células malignas sin efectos secundarios. El calor sensibiliza las lesiones tumorales y aporta más oxígeno a las células malignas, lo que las hace menos resistentes a la radio y quimioterapia.

Desde que se puso en marcha la oncotermia en Cantabria, a principios del año pasado, se han tratado con esta técnica más de medio centenar de pacientes cántabros, a una media de dos por semana. Según Prada, “con esta terapia, los resultados de control son mayores, sin añadir toxicidad”.

El acelerador lineal de última generación y el acelerador portátil para los tratamientos de radioterapia intraoperatoria (RIO) de los que dispone Valdecilla permiten tratamientos personalizados, mucho más seguros, rápidos (una sola sesión) y ambulatorios (el paciente no ingresa para recibir el tratamiento). “Somos de los pocos hospitales de España que hacemos este tipo de tratamientos de forma ambulatoria”, ha explicado Pedro Prada.

Valdecilla aplica la radioterapia interna o braquiterapia de dos tipos, la llamada de semillas y de alta tasa. En ambas modalidades protegen las estructuras sanas y concentran la radiación en un solo punto evitando los problemas asociados a la irradiación de órganos no afectados y la toxicidad. Tal y como han explicado los profesionales del área, se obtienen “excelentes resultados” en cáncer de próstata, mama y útero.

Valdecilla es también centro de referencia en braquiterapia y son muchos los profesionales, sobre todo de otros países, que viene a formarse en técnicas quirúrgicas con braquiterapia.

La última parada de su visita a las instalaciones del hospital ha sido en la zona pensada para instalar la unidad de protonterapia, “que necesita albergar dos búnqueres de gran tamaño, uno para la aceleración de partículas y, otro, para la aplicación del tratamiento a pacientes, este último con una estructura rotatoria de gran tonelaje que gira con precisión submilimétrica, tal y como ha explicado el profesional de la Unidad de Radiofísica y Protección Radiológica, Samuel Ruiz Arrebola.

La ventaja de la terapia de protones es que deposita muy poca energía (la dosis apropiada) en el propio tumor de forma muy precisa, preservando los tejidos sanos, extremadamente importante en el tratamiento a niños cuyos órganos están aún en desarrollo. El haz de protones va barriendo el tumor y matando las células tumorales. Además, se estima que la protonterapia estaría indicada para el 18% de los tumores y cada instalación es capaz de tratar a unos 500 pacientes al año.

La incorporación de la protonterapia, además de los beneficios asistenciales, posibilitará una nueva línea investigación sin precedentes en Cantabria, así como enormes avances en el campo de la formación y de la simulación clínica.

Los profesionales del Servicio han manifestado, en palabras de Ruiz Arrebola, “que la envergadura del proyecto es de tal magnitud” que requiere del compromiso de los profesionales porque no contemplan “mejor opción para Valdecilla”. De hecho, ya mantienen contactos con otros centros de Dinamarca, Holanda, Bélgica y EE.UU. Han estudiado indicaciones, resultados clínicos y este momento se estudia la mejor opción tecnológica para el hospital. Un compromiso que va repercutir en el éxito del proyecto “si finalmente se lleva a cabo”.

Cantabria sigue apostando “con firmeza” por la terapia de protones para convertir a Valdecilla en centro de referencia nacional