La delegada del Gobierno agradece a Cruz Roja el trabajo desarrollado durante la emergencia sanitaria del COVID-19

Ainoa Quiñones ha visitado este martes las instalaciones de la organización en la calle Los Acebos en Santander

La delegada del Gobierno agradece a Cruz Roja el trabajo desarrollado durante la emergencia sanitaria del COVID-19

La delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, ha agradecido al Cruz Roja de Cantabria “el gran trabajo y esfuerzo” desarrollado durante la emergencia sanitaria del COVID-19 en la que “desgraciadamente la necesidad de alimentos se ha incrementado entre los colectivos más vulnerables”.

 

Quiñones, acompañada del secretario autonómico de Cruz Roja, Alfonso Alonso, y el diputado nacional Pedro Casares, ha recorrido las instalaciones de la entidad en la calle Los Acebos de Santander desde donde se ha coordinado el reparto de alimentos entre las personas más desfavorecidas.

 

Cruz Roja y el Banco de Alimentos de Cantabria han sido las dos organizaciones a las que este mes han llegado 216.419 kilos de alimentos enviados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) para su reparto entre las personas más desfavorecidas.

 

La delegada del Gobierno ha detallado que se trata de la primera de las tres fases del ‘Programa 2020 de ayuda alimentaria a las personas más desfavorecidas’ del Ministerio, que en esta partida remitida en junio a Cantabria ha invertido 164.522 euros y ha estimado que se llegará a 10.972 personas.

Quiñones ha señalado que el Programa 2020 ha supuesto la adquisición de alimentos a través de un proceso de licitación pública por más de 87 millones de euros para las tres fases en todo el país. Está cofinanciado en un 85% por el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD) y en un 15% por el presupuesto nacional.

“Se desarrolla en tres fases, dos de ellas en el año 2020 y la tercera en el primer trimestre de 2021. En la primera fase, que ya ha comenzado, se distribuyen 23,03 millones de kilos de alimentos en todo el país”, que en todas las provincias se han entregado para su reparto a la Federación Española de Bancos de Alimentos y a  los centros de Cruz Roja.

Quiñones ha detallado que la “cesta de alimentos” enviada por el Ministerio de Agricultura a Cantabria incluye arroz, alubias cocidas, leche entera UHT, aceite de oliva, atún en conserva, sardina en conserva, conserva de carne (magro), pasta alimenticia, tomate frito, galletas, macedonia de verduras,  fruta en conserva, batido de chocolate y tarritos infantiles de fruta y de pollo.

En su visita a Cruz Roja, Quiñones ha destacado que “el Gobierno de España actúa desde todos los frentes y desde todas las áreas para combatir la pobreza y la exclusión social, que son el peor rostro de la desigualdad”.

“Luchar contra la desigualdad es un objetivo de legislatura, en el que el Gobierno de Pedro Sánchez está empleando todos los esfuerzos, con políticas estructurales como la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital, con la creación del Alto Comisionado de Lucha contra la Pobreza Infantil y con medidas como ésta, que tienen como fin que nadie pase hambre”, ha añadido la delegada del Gobierno.

Además, ha indicado que, durante la crisis sanitaria, económica y social producida por el COVID-19, “el Gobierno ha tomado medidas para que nadie se quede atrás como con la prohibición de cortes de suministros de agua, luz y gas, moratoria de hipotecas, becas de comedor  y prohibición de desahucios”.

 

En la misma línea se ha pronunciado el diputado nacional del PSOE, Pedro Casares, que ha destacado la importancia del Programa de Ayuda Alimentaria 2020 del Gobierno de España del que se han beneficiado hasta el momento  11.000 familias en Cantabria, así como el compromiso de fortalecer el Estado del Bienestar.

 

“El Gobierno de España está haciendo un trabajo esencial para extender la red de protección social, el Ingreso Mínimo Vital, políticas para los más desfavorecidos y fortalecer el Estado del Bienestar”, ha resaltado el diputado nacional.

 

La delegada y el diputado han agradecido el trabajo y la colaboración “fundamental” de organizaciones como Cruz Roja Cantabria para poder llegar a los más vulnerables debido al compromiso y a  la extensa red de voluntariado que tienen en la región, “más de 3.000 personas” que con “profesionalidad, entrega y sacrificio dedican horas de su tiempo libre a los demás”.

La delegada del Gobierno agradece a Cruz Roja el trabajo desarrollado durante la emergencia sanitaria del COVID-19