El Gobierno de Cantabria refuerza su colaboración con ASPAPEL para impulsar el potencial forestal de Cantabria

El consejero de Desarrollo Rural analiza con la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón las oportunidades de desarrollo en la región 

El Gobierno de Cantabria refuerza su colaboración con ASPAPEL para impulsar el potencial forestal de Cantabria

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, se ha reunido con el director general de la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL), Carlos Reinoso, con el que ha acordado reforzar las líneas de colaboración entre ambas entidades para impulsar el potencial y la competitividad del sector forestal en Cantabria.

El encuentro, en el que también ha estado presente el director forestal de ASPAPEL, José Causí, ha servido para analizar el informe ‘Hacia una bioeconomía en Cantabria’, elaborado por ASPAPEL, y en el que se detalla la situación actual del sector forestal en Cantabria y sus oportunidades de desarrollo, así como los obstáculos que están dificultando el desarrollo de su gran potencial.

Blanco ha destacado las propuestas planteadas por ASPAPEL para impulsar el desarrollo del sector forestal en la región y se ha mostrado partidario de analizar todas aquellas iniciativas que tengan el objetivo de avanzar en la dinamización de un sector que, tal y como ha recordado, aporta el 4% del Producto Interior Bruto (PIB), 500 empresas, 2.000 empleos y 470 millones de euros en facturación.

Po su parte, el director general de la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL), Carlos Reinoso, ha subrayado la predisposición del consejero a colaborar para mejorar la situación del sector en una región que representa la tercera comunidad autónoma, tras Asturias y Galicia, con mayor superficie forestal del país, con un 68,5%.

Reinoso ha insisto en la oportunidad de forestación única que se plantea en Cantabria, en la que el 40% de su superficie forestal es monte desarbolado y las especies productivas sólo ocupan poco más de un cuarto (27%) de la superficie arbolada, cuando la media europea de bosque dedicado a producción es del 83%.

Tal y como se detalla en el informe elaborado por ASPAPEL, las privilegiadas condiciones climáticas y de suelo de la región permiten obtener un elevado rendimiento de las especies productivas en Cantabria como es el caso del eucalipto, ya que mientas que en Galicia su crecimiento es de 15 metros cúbicos por hectárea por año, en Cantabria está alrededor de 18,5.

En este sentido, Reinoso ha recordado que “según las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la demanda global de madera aumentará un 40% hasta 2030. En el caso de Europa, la demanda de fibra de madera crecerá entre un 25 y un 50% por la demanda generada para la fabricación de productos derivados del monte y para bioenergía”.

El informe ‘Hacia una bioeconomía en Cantabria’ explica, además, que entre 1965 y 2010 la superficie arbolada ha crecido en Cantabria un 21% y más del 50% el número de árboles, hasta los 141 millones actuales. No obstante, las especies productivas, es decir, el pino y el eucalipto, han pasado de representar, según los últimos inventarios forestales nacionales, del 33% de la superficie arbolada cántabro al actual 27%.

Propuestas de mejora

Entre las propuestas que plantea ASPAPEL para remover los obstáculos identificados en el crecimiento del potencial forestal de Cantabria, destaca la necesidad de incrementar la inversión forestal y desarrollar una política de incentivos y una fiscalidad específica para el bosque que haga atractiva la inversión en los montes y genere actividad económica. “Esto supondría un importante retorno económico para la Administración y un gran beneficio ambiental para la sociedad”, ha opinado Reinoso.

Mejorar de las condiciones de movilización de los aprovechamientos forestales, mejorar las infraestructuras forestales y adecuar los caminos y carreteras al transporte de madera son otras de las medidas que contribuirían, según ASPAPEL, a incrementar el potencial forestal de la región.

Para lograrlo, la asociación aboga por profundizar en el trabajo que ya se está realizando para favorecer y potenciar la implantación de instrumentos de gestión sostenible en los montes y potenciar la certificación forestal, junto a la mejora de la percepción social de los aprovechamientos ligados al medio rural.

En materia de empleo y riqueza sostenibles, los representantes de ASPAPEL han explicado que su propuesta de mayor movilización, forestación y reforestación en Cantabria supone un considerable incremento de empleo y riqueza para un sector, en el que las empresas del sector de papel y celulosa generan en la región 400 empleos directos y 2.350 indirectos, con un valor de producción de 15,5 millones de euros al año, además de 4,65 millones de euros en impuestos.

Según los cálculos de ASPAPEL, su propuesta supondría generar 570 empleos adicionales, además de mantener los actuales, incrementando el valor de producción en 5 millones de euros anuales, lo que sumaría un total anual de 25 millones de euros, y 6 millones de euros anuales por impuestos.

Blanco y Reinoso también han analizado los efectos medioambientesl del sector y que, tal y como se explica en el informe de ASPAPEL, la masa forestal productiva de Cantabria fija 4.427.994 toneladas de dióxido de carbono, lo que supone un 5,6% de la fijación total de las plantaciones españolas.

“La reforestación con especies de crecimiento rápido, que precisamente por esta característica son grandes sumideros de dióxido de carbono, supondría un incremento del 3% anual en la fijación de este gas de efecto invernadero”, ha explicado el director general de ASPAPEL.

Tal y como ha explicado, “con las cortas de mejora y extracciones, se generan unas 110.000 toneladas de restos y existiría menos combustible acumulado, por lo que se producirá un efecto preventivo que mitigará el riesgo de incendios forestales y se generaría más biomasa para valorización energética”.

Finalmente, han abordado la necesidad de activar la Mesa Forestal de Cantabria, como órgano de asesoramiento y trabajo de los agentes interesados en la bioeconomía.

El Gobierno de Cantabria refuerza su colaboración con ASPAPEL para impulsar el potencial forestal de Cantabria