Guillermo Blanco destaca el carácter “inversor” de los presupuestos de su departamento para 2021

El departamento que dirige Guillermo Blanco mejorará en 2021 las ayudas a ganaderos y agricultores, reforzará el sector pesquero y agroalimentario y apostará por alinear las políticas medioambientales con el Pacto Verde Europeo

Guillermo Blanco destaca el carácter “inversor” de los presupuestos de su departamento para 2021

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha destacado el carácter “inversor” de los presupuestos de su departamento para 2021, un ejercicio en el que contará con más de 143 millones de euros, a los que hay que sumar los cerca de 65,5 millones que gestionará procedentes de los fondos de la Política Agraria Común (PAC), para consolidar la apuesta iniciada en la presente legislatura de fusionar las políticas medioambientales y el apoyo “decidido” al sector primario.

“Estas dos políticas nos están permitiendo interactuar en el territorio de una forma homogénea y avanzar en alinear los objetivos medio ambientales con el Pacto Verde Europeo, mediante la transición hacia una economía circular en el marco de la lucha contra el cambio climático”, ha defendido Blanco, durante su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda del Parlamento de Cantabria para presentar las líneas principales de los presupuestos de su Consejería para 2021, que experimentan, ha dicho, “un importante incremento en todas las áreas”.

“Con estas cuentas damos un paso de gigante para dignificar el sector primario y garantizar la mejora del medio ambiente de Cantabria”, ha afirmado Blanco, quien ha asegurado que su departamento va hacer todo lo posible para poner al sector primario en el lugar digno que le corresponde y “hacer ver que es posible que la economía de Cantabria también gire en torno al sector primario”.

Durante su intervención, ha explicado que las cuentas de la Consejería, a pesar de contar con la mayor plantilla de personal administrativo y ser la tercera más numerosa del Ejecutivo autonómico, incrementa su inversión, que pasa a representar más del 30% del montante total de los presupuestos de la Consejería, y permitirá, ha asegurado, el incremento del personal, la dinamización y transformación del sector rural y el mantenimiento de las ayudas vinculadas al Programa de Desarrollo Rural (PDR).

Entre las novedades de las nuevas cuentas, destaca la mejora de las ayudas destinadas a los ganaderos y los agricultores; el refuerzo del papel del sector agroalimentario y pesquero en la región, y la apuesta decidida por la calidad ambiental y la puesta en marcha de diversas proyectos medioambientales, como la elaboración de la Estrategia de Economía Circular y Bioeconomía de Cantabria, el Plan Estratégico Ambiental de la cuenca Saja-Besaya 2030 y la recogida selectiva de materia orgánica mediante la implantación del ‘quinto contenedor’.

Blanco ha afirmado en su comparecencia que el aumento que experimentará el presupuesto de la Consejería (un 7,06% respecto al ejercicio anterior) “asegura el apoyo suficiente al sector primario para que mantenga el nivel de renta demandado y continuar ejecutando el resto de las políticas que ya teníamos en marcha, e incluso iniciar algunas otras actuaciones”.

Asegurar la renta de los ganaderos, agricultores y pescadores, modernizar el medio rural, dinamizar el sector primario, recuperar los programas de inversión en infraestructuras agrarias, lograr la sostenibilidad del sector lácteo, mejorar la competitividad del sector pesquero y frenar el despoblamiento de las zonas rurales son algunos de los objetivos prioritarios de los nuevos presupuestos.

Todo ello, ha explicado el consejero, “integrando” las políticas de biodiversidad y medio ambiente por su importancia como “herramientas para el progreso social y económico y para la mejora de la calidad ambiental necesaria para lograr una transición justa, social y territorialmente equilibrada”.

Por direcciones generales

En materia de ganadería, la Consejería destinará más de 2,1 millones para apoyar a los ganaderos de vacuno de leche; pondrá en marcha una nueva línea de ayudas para la recogida de leche en zonas despobladas; incrementará las ayudas al fomento del ganado ovino autóctono, y reforzará el plan de fomento de los seguros agrarios y las inversiones en el Servicio de Laboratorio y Control.

Además, dará continuidad a las ayudas puestas en marcha en ejercicios anteriores como las de apoyo a la producción de leche de ganado de vacuno ligada a tierra; el fomento de la recría de razas cárnicas puras; el programa de control de rendimiento lechero y del análisis de calidad de leche cruda, y reforzará las campañas de saneamiento ganadero con veterinario de explotación, además de fomentar la apicultura.

La Dirección General de Desarrollo Rural mantendrá “la misma intensidad” de ayudas que este año, incluso incrementando partidas que afectan al PDR de Cantabria 2014-2020, porque, tal y como ha avanzado, “se va a ver prorrogado durante dos años más a la espera de la aprobación del Reglamento de Transición de la PAC”. A lo que hay que añadir, ha precisado, un aporte extrapresupuestario de unos 2,6 millones de euros de los Fondos NextGeneration.

Una situación que, tal y como ha explicado, permitirá que este año Cantabria incremente “de forma notoria” las líneas de inversión en infraestructuras agrarias destinadas a la mejora de caminos y apoyo a la concentración parcelaria.

También las ayudas para instalaciones energéticas y medidas de ahorro y eficiencia energética de las entidades locales; la modernización de las explotaciones agrarias; el desarrollo local participativo de los grupos LEADER; la promoción de la innovación y la formación en el sector agrario; la prevención de plagas, y el apoyo a la agricultura ecológica.

La firme apuesta del Gobierno de Cantabria por el sector agroalimentario supondrá que la Dirección General de Pesca y Alimentación cuente con la partida con mayor incremento en 2021, con un 17,95% de incremento respecto a 2020.

Una subida que permitirá realizar importantes inversiones en la industria agroalimentaria; la promoción y comercialización en ferias, y ayudas específicas para la mejora del matadero de Barreda, en Torrelavega, y la recogida de leche en Liébana para mantener las denominaciones de origen de los quesucos de Liébana y el queso picón BejesTresviso.

De igual forma, se incrementarán las ayudas destinadas a la industria conservera y de transformación de los productos pesqueros; la modernización de buques pesqueros; el apoyo a los jóvenes en la compra del primer barco; inversiones en cofradías y puertos pesqueros; la formación que se imparte en la Escuela Náutico Pesquera; el desarrollo local participativo, a través de los Grupos de Acción Costera Local, y una nueva partida destinada al cese de actividad pesquera, para hacer frente a las necesidades que se deriven de la crisis provocada por el COVID-19.

La Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático centrará sus esfuerzos en la elaboración del Plan Estratégico Ambiental de la cuenca Saja-Besaya; la Estrategia de Economía Circular y Bioeconomía de Cantabria; la revisión de la Estrategia de Acción frente al Cambio Climático de Cantabria, yel desarrollo del Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales.

Con el fin de potenciar la calidad ambiental, también incrementará las actuaciones de restauración en áreas degradadas; reforzará la lucha contra las plantas invasoras; impulsará la Red de Espacios Naturales Protegidos, y dará continuidad al Plan de Gestión del Lobo.

En cuanto a los organismos autónomos, la ODECA llevará a cabo nuevos estudios y trabajos técnicos para promover el reconocimiento de nuevas denominaciones y sellos de calidad, mientras que el CIMA modernizará la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire de Cantabria, además de optimizar sus laboratorios e impulsar la cultura de la sostenibilidad.

Finalmente, la empresa pública MARE iniciará el año que viene la implantación selectiva de la materia orgánica en 10 municipios de la cuenca del Besaya en los que hace la recogida MARE, un proyecto piloto que supone, según el consejero, “el primer paso” para cumplir el compromiso de maximizar la recogida selectiva de todos los residuos domésticos en el horizonte 2023, en primer término, y en 2030, de acuerdo a las previsiones de la Unión Europea.

Guillermo Blanco destaca el carácter “inversor” de los presupuestos de su departamento para 2021