Más de 26.000 pensionistas cántabros comienzan el año exentos del copago farmacéutico y se ahorrarán 1,6 millones de euros

143098964_10159234420200663_6715842470095580200_o

La medida, que beneficia a los pensionistas con rentas bajas, es, según el director general de Ordenación, Farmacia e Inspección “un gran paso” para facilitar el acceso a los medicamentos y la adherencia a los tratamientos

Más de 26.000 pensionistas cántabros comienzan el año exentos del copago farmacéutico y se ahorrarán 1,6 millones de euros

Un total de 26.068 pensionistas cántabros con rentas inferiores a 5.635 euros o a 11.200 euros en caso de no estar obligados a presentar declaración del IRPF se han visto beneficiados desde principios de 2021 de la exención del copago farmacéutico.

Una medida que, en Cantabria, supondrá un ahorro en el bolsillo de los pensionistas con rentas más bajas de casi 1,6 millones de euros, ya que el año pasado su aportación a la factura farmacéutica fue de 1.596.774 euros.

El director general de Ordenación, Farmacia e Inspección, Jorge de la Puente, se ha congratulado de esta medida. Según sus palabras, la eliminación del copago “es un gran paso para facilitar el acceso a los medicamentos y la adherencia a los tratamientos”. Ambos avances, en el acceso y en la adherencia, debieran traducirse en unos mejores resultados en salud en la población.

Se trata, ha dicho De la Puente, de “dar un balón de oxígeno” a los colectivos más vulnerables, que se han visto especialmente afectados por esta pandemia, y garantizar la tan anhelada equidad, al menos en el acceso a los medicamentos.

Este grupo de pensionistas con rentas bajas pasa a formar parte de otros colectivos que ya estaban exentos del copago en la región: las personas con discapacidad; con rentas de integración social o pensiones no contributivas; los parados sin derecho a subsidio; afectados por el síndrome tóxico o con tratamientos derivados de accidente de trabajo o enfermedad profesional.

Además, desde el pasado mes de mayo, están también exentos de abonar parte de sus medicamentos las personas beneficiarias del ingreso mínimo vital.

Más de 26.000 pensionistas cántabros comienzan el año exentos del copago farmacéutico y se ahorrarán 1,6 millones de euros