El PP asegura que las cifras de paro son la consecuencia de un modelo acabado y un Gobierno a la deriva

El diputado Lorenzo Vidal de la Peña pide al Gobierno que enmiende de arriba a abajo su política de empleo

El PP asegura que las cifras de paro son la consecuencia de un modelo acabado y un Gobierno a la deriva

El diputado popular Lorenzo Vidal de la Peña se ha mostrado “muy preocupado” por los datos de paro registrado conocidos esta mañana, que sitúan a Cantabria como la segunda comunidad autónoma en la que más ha crecido el desempleo, en concreto un 2,29% en comparación con octubre, frente al 0,6 por ciento de media nacional.

Para Vidal de la Peña, estas cifras son la constatación de un “ciclo agotado”, de un “gobierno a la deriva, de un modelo, el de Revilla, acabado, falto de ideas, que solo aspira a cubrir el expediente y seguir liquidando a esta comunidad cuatro años más.

Nuevamente el modelo estacional basado en los servicios “refleja su cara más dura” y es donde se encuentra el mayor porcentaje de los parados (75,26%), seguido del colectivo sin empleo anterior (7,74%), la industria (7,67%), construcción (7,52%), y la agricultura (1,81%).

“Sin un rumbo, sin un horizonte claro y descubriendo, casi a diario, la nefasta gestión en materia de Industria, con ejemplos como el caso NFL y la dudosa solvencia de sus compradores o la mina de Zinc y la insolvencia de Emerita Resources y  las continuas noticias de eres y ertes podemos asegurar que el futuro va a ser frío y negro, le pese a Revilla o a Francisco Martín”, ha asegurado el diputado popular.

Vidal de la Peña ha pedido al Gobierno que enmienda de arriba abajo sus políticas de empleo y ha anunciado que su grupo ha registrado una batería de enmiendas para apuntalar un presupuesto mal diseñado y peor ejecutado, “que deja a Cantabria sin inversión ni oportunidades para los 36.699 desempleados de la región”. “Es la factura social de la coalición PRC-PSOE y su caótica gestión económica”, ha añadido.

El PP asegura que las cifras de paro son la consecuencia de un modelo acabado y un Gobierno a la deriva