Unión De Estudiantes de Cantabria rechaza de manera categórica la aprobación de la Ley Celaá.

Unión De Estudiantes se pregunta el porqué de la velocidad y la prisas de esta nueva Ley
Unión De Estudiantes de Cantabria rechaza de manera categórica la aprobación de la Ley Celaá.

La Federación de alumnos considera que los plazos adoptados para la tramitación parlamentaria de la ley no son los adecuados en las actuales circunstancias y que por tanto, se está dando pie a que sea una normativa legal aprobada sin consenso, al igual que la LOMCE, “y eso es una cosa que no vamos a tolerar, cualquier cambio debe ser escuchado y consensuado por la comunidad educativa”, afirman, “nosotros siempre hemos demandado el pacto y el acuerdo, por esa razón, es por la que la que nos oponemos”, añaden. Para la agrupación estudiantil hace falta una gran reforma en el ámbito educativo, pero considera que estas no son las formas ni las maneras de aprobar dicho cambio.

Unión De Estudiantes se pregunta el porqué de la velocidad y la prisas de esta nueva Ley, puesto que la situación evita las negociaciones con el Ministerio y las intervenciones en comisión parlamentaria, recordando otra vez que se están cayendo en los mismos errores del pasado, que han llevado a las actuales cifras de fracaso escolar y a la poca estabilidad de leyes educativas, que cambian, cada alternancia de gobierno. 

El colectivo de alumnos valora positivamente el hecho de que la religión dejé de contar para la nota media y se eliminé su obligatoriedad, así como la eliminación de la llamada demanda social de los concertados y sean las administraciones las que regulen las admisiones en todos aquellos centros sostenidos con dinero público y la repetición sea un recurso excepcional.

Para la organización estudiantil también es muy grave, que en el actual proyecto de ley, se tenga la meta de que en 10 años los Colegios de Educación Especial (CEE) sean valorados centros de apoyo a las escuelas ordinarias.

Cambio reflejado en la disposición adicional cuarta, y que afecta a cerca de 40.000 alumnos que asisten a dichos CEE, dejando sin las herramientas que en los citados establecimientos hay y que en escuelas comunes no existen. “Lo que deja desamparados a los propios alumnos y sus familias, ya que los protocolos graduales de desarrollo de autonomía personal e inclusión social de los CEE no existen en los centros ordinarios”, aseveran, “antes de hacer semejante anuncio, deben explicar cómo será el plan de sustitución, porque los alumnos y sus familias no merecen esa incertidumbre y desamparo” agregan.

“El hecho de sacar adelante la Ley sin negociación y consenso, así como el hecho de no querer actualizar los itinerarios a lo que el mundo actual demanda, sumado al apurar las promociones con suspensos y la incertidumbre de los CEE, pesa más sobre los aspectos que consideramos buenos. Y es lo que nos hace oponernos a la LOMLOE”, concluyen.

Unión De Estudiantes de Cantabria rechaza de manera categórica la aprobación de la Ley Celaá.