La Unión de Estudiantes de Cantabria valora positivamente la puesta en marcha de medidas de carácter definitorio que den certidumbre y estabilidad a los alumnos en medio de esta grave crisis que vive nuestra región y nuestro país

presidente_union_estudiantes-800x445
presidente_union_estudiantes-800x445

Consideran que un sector tan importante como el de la educación, en estos momentos no debe perder fuerza e inercia y sí debe potenciar y desarrollar métodos y herramientas que amortigüen de la manera más amplia las consecuencias del estado de alarma y de la suspensión presencial de las clases.

La Unión de Estudiantes de Cantabria valora positivamente la puesta en marcha de medidas de carácter definitorio que den certidumbre y estabilidad a los alumnos en medio de esta grave crisis que vive nuestra región y nuestro país

Desde Unión de Estudiantes de Cantabria valoramos positivamente la puesta en marcha de medidas de carácter definitorio que den certidumbre y estabilidad a los alumnos en medio de esta grave crisis que vive nuestra región y nuestro país. Consideramos que un sector tan importante como el de la educación, en estos momentos no debe perder fuerza e inercia y sí debe potenciar y desarrollar métodos y herramientas que amortigüen de la manera más amplia las consecuencias del estado de alarma y de la suspensión presencial de las clases.

En lo que se refiere a enseñanzas medias, creemos que la adaptación de la Consejería de Educación al marco general que el Ministerio de Educación ha puesto, ha sido adecuada. Aunque consideramos la escasez en algunos momentos, ya que los parámetros y las líneas generales definitivos a seguir por parte de los centros deberían haberse dado antes, con más tiempo y armonizadamente, de manera tal que la flexibilización y la adaptación del currículo y los contenidos hubiera sido más rápida.

Desde el primer momento y siempre que hablamos con las Administraciones hemos puesto en valor las nuevas tecnologías, ya que creíamos que iban a ser fundamentales en el desempeño de sacar adelante un curso de manera no presencial. Por ello, aunque actualmente están completamente en el orden del día y el porcentaje de población con disposición de dispositivos es muy amplia, hay gente que no puede tener acceso a los mismos, y eso no quiere decir que deban quedarse atrás en situaciones como la que estamos padeciendo o viviendo, por lo que solicitamos que la dotación del Gobierno se haga extensible a todos los niveles educativos y no solo a 2º de bachiller.

La relajación de la repetición de curso y el mantenimiento tradicional de finalización del curso en junio ayudan a que el curso pueda acabar en un entorno asumible para la comunidad educativa. De igual forma, demandamos que en caso de que la situación sanitaria lo permita, los centros educativos estén disponibles en verano para aquellos alumnos que lo puedan demandar por necesidad de cara a afianzar destrezas que consideren no adquiridas en su totalidad o en su caso, se asegure una modificación de las guías de estudio para recuperar dichos contenidos en el próximo curso académico.

Según las fechas, a mediados de julio, se debe realizar la selectividad, pensamos que las medidas mínimas serían aumentar de manera exponencial el cuerpo docente dedicado a las tareas de la EBAU y poner a disposición de estas pruebas todo el patrimonio estatal, regional y municipal que haya en Cantabria, de manera que siempre haya en las aulas el número de gente que permita dejar las medidas de seguridad e higiene recomendadas por las autoridades. En caso de que finalmente no pueda ser llevada a cabo, se deberán poner alternativas que aseguren ingresos en plazas universitarias en base a criterios de justicia y mérito.

A nivel universitario pensamos que el sistema público ha respondido de manera proporcionada, pero que la situación excepcional y el tiempo perdido en la puesta en marcha de las medidas para arrancar con las clases telemáticas deben obligar a poner métodos de compensación de calificaciones e iniciar medidas de evaluación continua para poder seguir computando notas y conocimientos, siempre adaptando la dificultad de los mismos al escenarios actual. Confiamos en que en los próximos días las negociones den fruto en el sistema privado y la actual situación sea solventada, de cara a que el alumnado tenga la mejor solución.

Emplazamos a que desde el Ministerio, así como desde la propia Consejería de Universidades, se reestructure los precios de las matrículas y la concesión de becas para el próximo curso, puesto que las calificaciones que puedan salir del actual curso académico, qué será fruto de la situación de confinamiento que vivimos actualmente, pueden hacer variar el acceso con los actuales baremos. También se deben poner en marcha medidas de tipo económico para subsanar todos aquellos gastos extras que puedan generarse a estudiantes que debe  de disponer de vivienda u otros elementos por causas geográficas o de otra índole.

 

 

 

La Unión de Estudiantes de Cantabria valora positivamente la puesta en marcha de medidas de carácter definitorio que den certidumbre y estabilidad a los alumnos en medio de esta grave crisis que vive nuestra región y nuestro país