Zuloaga muestra el apoyo del Gobierno a la candidatura de la relación médico-paciente como Patrimonio Cultural Inmaterial

El vicepresidente ha mantenido un encuentro con representantes del Foro de la Profesión Médica y del Colegio de Médicos de Cantabria que están impulsando este proyecto

Zuloaga muestra el apoyo del Gobierno a la candidatura de la relación médico-paciente como Patrimonio Cultural Inmaterial

Zuloaga ha mostrado el apoyo del Gobierno de Cantabria a la solicitud impulsada por el Foro de la Profesión Médica y Organizaciones para que la Relación Médico-Paciente sea reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial. Una iniciativa a la que ha calificado como “formidable” ya que España es el país que ha tomado la iniciativa en este tema

El vicepresidente ha mantenido un encuentro con Patricio Martínez, presidente de honor de Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, CESM, y coordinador del proyecto, que estaba acompañado por el presidente del Colegio Médico de Cantabria, Javier Hernández de Sande, donde se le ha presentado esta propuesta y ha recabado su implicación para conseguir dicho objetivo

En este sentido, el titular de Cultura ha anunciado que la directora general de Patrimonio y memoria Histórica, Zoraida Hijosa, se pone “a disposición” para trabajar conjuntamente a fin de conseguir dicha declaración, “pues no hay nada más universal y más antiguo que la relación entre el médico y su paciente, que conforma un legado que debe ser protegido y difundido”

Patricio Martínez ha agradecido la buena acogida por parte de la Vicepresidencia de esta iniciativa pues además de ser un Bien Cultural, fundamentalmente tiene un marcado carácter social, “porque tarde o temprano todos vamos a ser enfermos”. Como marca la legislación Martínez ha querido recabar el apoyo de las Comunidades Autónomas para elevar la solicitud al Gobierno central, a fin de que, tanto en solitario como en unión con otros países, presentar la candidatura de la relación médico. Paciente para su declaración de Patrimonio de la Humanidad con categoría de Inmaterial, por parte de la UNESCO

El Foro de la Profesión Médica (FPME) y las tres principales Organizaciones de Pacientes en España (Alianza General de Pacientes, Foro Español de Pacientes y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes) han presentado en el Ministerio de Cultura y Deporte, la instancia de solicitud para que la Relación Médico-Paciente sea reconocida como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de España

Dicho documento explica que es la relación interpersonal por excelencia y de uso social transmitido de generación en generación. Además, aporta, un testimonio único de solidaridad a través de una tradición cultural presente, en diversas formas, en todas las civilizaciones, a las que nuestro país ha contribuido de forma particular con personas ilustres, entre ellas, los doctores Pedro Laín Entralgo y Gregorio Marañón, que han aportado la cercanía humana propia de la cultura mediterránea y el saber científico y filosófico de la mejor tradición humanística. Un aporte que los profesionales continúan tratando de acrecentar en su actividad y reflexión cotidianas, de la mano de las organizaciones que los aglutinan.

Las organizaciones firmantes de esta candidatura están convencidas de que es necesario “proteger y potenciar” la relación médico-paciente en sus elementos más significativos, dada su vulnerabilidad ante numerosos riesgos y amenazas de índole política, social, económica, tecnológica y de comunicación a la que dicha relación está expuesta en la actualidad.

De ahí su solicitud al Ministerio de Cultura y Deporte del reconocimiento de la Relación Médico-Paciente como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, remarcando las importantes aportaciones que España ha realizado y que continúa haciendo al enriquecimiento de la misma, además del papel protagonista que puede desempeñar en ese reconocimiento a nivel internacional.

 

 

Zuloaga muestra el apoyo del Gobierno a la candidatura de la relación médico-paciente como Patrimonio Cultural Inmaterial