11:04h. Domingo, 19 de Noviembre de 2017

SANTILLANA DEL MAR

El Ayuntamiento de Santillana cumple con el mandato del catastro de regularizar inmuebles modificados en los últimos años

Todas las propiedades afectadas deberán cumplir con la tasa de  regularización del catastro y con el impuesto de bienes inmuebles

ayuntamiento
ayuntamiento

El ayuntamiento de Santillana del Mar ha confirmado que está procediendo al cumplimiento del mandato ordenado por el Ministerio de Hacienda a través del Catastro Inmobiliario de regularización de todos aquellos inmuebles del municipio que hayan sufrido alteraciones en los últimos cuatro años, con el objetivo de concordar la realidad física de los mencionados inmuebles con los que figuran en los registros del catastro inmobiliario.
El procedimiento de regularización fue tramitado a finales del pasado año 2016 y ha afectado a todas aquellas construcciones que sufrieron alteraciones tales como nuevas construcciones, incrementos de volumetría, ejecución de edificaciones auxiliares y obras de reforma media. Todas las edificaciones detectadas ya han sido objeto de regularización habiendo experimentado un incremento en su valor catastral establecido según los baremos que establece el propio Ministerio de Hacienda.
La regularización de estos inmuebles ha supuesto para los afectados una tasa de regularización catastral de 60,00 euros y la modificación del valor catastral de dichos inmuebles, por lo que el consistorio que preside Isidoro Rábago ha procedido a cumplir con su obligación de liquidar el impuesto de bienes inmuebles (I.B.I.) de los años no prescritos, es decir de los últimos cuatro años, por la diferencia del valor catastral antes de la regularización y el valor posterior a la misma.
El concejal de urbanismo, Miguel Ángel Viaña, ha declarado que “estamos cumpliendo escrupulosamente con la orden del ministerio de hacienda. Con esta medida se ponen en regla todas las edificaciones que nos ha especificado el Catastro Inmobiliario con el incremento en el I.B.I. que marca la ley y que no se había declarado ni abonado en los últimos cuatro años”.
Viaña ha continuado afirmando “es una buena medida para los vecinos afectados, primero por la regularización de sus inmuebles y después porque sobre algunas construcciones ya han prescrito varios ejercicios, además los afectados ya conocen el valor catastral total de sus propiedades y los impuestos correspondientes”.