El equipo de Gobierno apuesta por unas ordenanzas fiscales encaminadas a generar mayor cohesión social

La propuesta ha sido trasladada al resto de grupos políticos en la mesa de trabajo constituida para estudiar la política fiscal, donde la alcaldesa les ha pedido que trasladen sus sugerencias y mejoras

El equipo de Gobierno apuesta por unas ordenanzas fiscales encaminadas a generar mayor cohesión social

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Santander apuesta por unas ordenanzas fiscales para el próximo año encaminadas a generar mayor cohesión social y oportunidades para empresas y vecinos.

Unas medidas con las que el Consistorio pretende “mejorar la economía de las familias y empresas santanderinas” ya que, de aprobarse esta propuesta los santanderinos podrían ahorrar hasta 4 millones de euros en 2021.

Así se lo ha trasladado la alcaldesa, Gema Igual, al resto de grupos políticos en la mesa de trabajo constituida para estudiar la política fiscal, donde les ha pedido que estudien la propuesta y trasladen sus sugerencias y mejoras, además de citarles para dos nuevos encuentros la próxima semana.

Acompañada por el concejal de Economía y Hacienda, Víctor González-Huergo, y por el concejal de Urbanismo, Cultura y Transparencia, Javier Ceruti, Igual ha explicado en rueda de prensa que entre las medidas propuestas está la aprobación de rebajas fiscales y nuevas exenciones, la congelación de tasas y precios públicos, la eliminación de la tasa por licencia de apertura a los negocios y el apoyo a los sectores más castigados, a las familias numerosas y a los colectivos más desfavorecidos.

La regidora ha presentado la propuesta del equipo de Gobierno con la que el Ayuntamiento pretende “ir más allá, de tal forma que la carga fiscal que tienen los santanderinos – los 23 ingresos públicos derivados de impuestos, tasas y precios públicos- se conciban de manera global”.

Para la elaboración de las ordenanzas fiscales de 2021, que entrarían en vigor el próximo 1 de enero, se ha tenido en cuenta “la situación de los santanderinos en un momento sensible y crucial” como el que atraviesa la ciudad a nivel sanitario, social y económico, ha asegurado la primera edil, quien ha señalado que el Ayuntamiento de Santander lleva “una trayectoria en política fiscal que tiene un ritmo muy bien definido, caracterizado por la bajada de impuestos, las bonificaciones y la congelación”.

En este sentido, ha recordado que desde el año 2015 se han congelado todas las tasas y precios públicos, no se ha aplicado la subida del IPC y los santanderinos y empresas se han beneficiado de distintas bonificaciones, de tal forma que a principio de año la previsión inicial de ahorro era de 12,6 millones de euros, y sin embargo y gracias a las medidas adoptadas a través del Plan de Choque, aprobado con prácticamente la totalidad de la Corporación, ha ascendido hasta más de 15 millones de euros.

Y ha asegurado que, este borrador – el segundo que se realiza tras la firma del pacto de gobierno entre el Partido Popular y Ciudadanos - es posible gracias a que el Consistorio “tiene saneadas sus cuentas” y en los últimos doce años ha reducido en un 40% su deuda, y porque “siempre ha primado que el dinero se quede en los bolsillos de los santanderinos” con un presupuesto “responsable y moderado”.

Por su parte, Javier Ceruti ha afirmado que “donde mejor está el dinero de los santanderinos es en los bolsillos de los vecinos y ciudadanos” porque, a su juicio, “esa es la mejorar manera de incentivar la actividad económica”.

Y ha señalado que “ha sido muy fácil llegar a un consenso en cuanto a la bajada general de los impuestos” y ha pedido apoyo al resto de los grupos políticos de la Corporación para sacar adelante la propuesta conjunta del equipo de Gobierno.

Propuesta Ordenanzas Fiscales 2021

La regidora ha explicado que la primera de las propuestas es mantener con carácter general la congelación o rebaja de las tasas y precios públicosy aplicarla por sexto año consecutivo, en este caso un descenso del 0,6 %, salvo en aquellos casos que tienen mayor reducción.

Además, con el objetivo de mejorar la economía de los ciudadanos, las familias y los colectivos más vulnerables, así como la de las empresas, se propone aplicar diferentes rebajas fiscales y nuevas exenciones.

En el caso del IBI se pretende hacer una nueva rebaja del 2 % que se suma a la de años anteriores, batiendo así un nuevo récord a la baja en el municipio, que se situaría en el 0,410, cada vez más cerca del mínimo legal (0,400), que es el objetivo fijado para final de legislatura.

En este sentido, el equipo de Gobierno apuesta por ampliar del 30 al 35 por ciento las bonificaciones en el IBI dirigidas a las familias numerosas, así como del 80 % al 90 % en el caso de las familias con ingresos inferiores a 3 veces el IPREM.

Además, con el fin de favorecer el mantenimiento del empleo, se propone la creación de una nueva bonificación del 8 % al IBI de los locales con actividad económica cuyas empresas hayan mantenido el empleo durante 2020.

También se plantea ampliar los casos en los que la plusvalía se bonifica en un 95 %, ampliando la condición de ingresos a 2 veces el IPREM y el valor del suelo hasta los 70.000 euros; eliminar por completo la tasa por licencia de apertura de los negocios en Santander, independientemente del tamaño del local, y continuar con las medidas de apoyo a los sectores especialmente castigados por las consecuencias de la pandemia con la exención de la tasa de terrazas durante todo 2021, la rebaja del 50 % en la tasa que se aplica a los quioscos, mercadillos y puestos callejeros o la reducción del 25 % de la tasa de licencias urbanísticas – aprobada en Pleno- que pasa del 2 al 1,5 %.

A eso, habría que sumar, que el Ayuntamiento pretende mantener en vigor todas las bonificaciones y exenciones fijadas a través del Plan Santander a Punto, así como aplicar una rebaja del 0,6 % en la tasa de basuras -y del 10 % en el caso de las basuras no domésticas-, de agua y alcantarillado.

Tramitación

La alcaldesa ha explicado que la mesa de trabajo constituida para estudiar las ordenanzas fiscales de 2021 se reunirá dos veces más la próxima semana y que posteriormente, la propuesta deberá ser aprobada en Junta de Gobierno Local y en Comisión, para posteriormente proceder en el Pleno Extraordinario que previsiblemente se celebrará el 23 de octubre, a su aprobación inicial y continuar con la tramitación habitual, con una exposición pública durante 30 días hábiles. Si transcurrido ese plazo no hubiera alegaciones, quedarían aprobadas definitivamente de manera automática. En caso de presentarse alegaciones, deberán ser examinadas y resueltas antes de llevar de nuevo las ordenanzas al pleno para su aprobación definitiva.

El equipo de Gobierno apuesta por unas ordenanzas fiscales encaminadas a generar mayor cohesión social