Las nuevas ordenanzas fiscales de Santander aliviarán la carga económica de familias, empresas y sectores más castigados por la covid-19

La propuesta para 2021 incluye rebajas fiscales y nuevas exenciones, congelación de tasas y precios públicos, supresión de la tasa de apertura para nuevos negocios, y supondría un ahorro de 17 millones para los santanderinos

Las nuevas ordenanzas fiscales de Santander aliviarán la carga económica de familias, empresas y sectores más castigados por la covid-19

Las nuevas ordenanzas fiscales de Santander para 2021 pondrán el foco en aliviar la carga económica de las familias y empresas del municipio, especialmente de los sectores más castigados por la crisis generada por la covid-19,para generar mayor cohesión social y oportunidades en la ciudad.

Así lo ha asegurado hoy el concejal de Economía y Hacienda Víctor González Huergo tras una nueva reunión del equipo de Gobierno con los grupos políticos municipales para seguir escuchando sus sugerencias y avanzar en la propuesta. Según ha avanzado, se van a estudiar las propuestas presentadas por PSOE y PRC.

“El documento con las nuevas medidas fiscales para el próximo año prevé un ahorro de 17 millones para los santanderinos e incluye rebajas fiscales y nuevas exenciones, congelación de tasas y precios públicos, y eliminación de la tasa por licencia de apertura a los negocios”, ha destacado el edil, para quien la propuesta se ha elaborado teniendo en cuenta la situación de los santanderinosy la economía local en este momento sensible y crucial.

González Huergo ha recordado quetodas las tasas y precios públicos se mantienen congelados desde 2015 y ha hecho hincapié en que esta política fiscal es posible porque el Ayuntamientomantiene sus cuentas saneadas, ha reducido su deuda un 40 por cientoen los últimos doce años y trabaja con un presupuesto responsable.

“Es el momento de apoyar a los colectivos más vulnerables y generar actividad económica en la ciudad”, y asegura que de salir adelante, “2021 volverá a ser un año de bajada general de los impuestos en Santander”.

La propuesta, que se dio a conocer el pasado jueves,mantiene con carácter general por sexto año consecutivo la congelación o rebaja de tasas y precios públicos, con un descenso del 0,6%, salvo para los casos que puedan beneficiarse de una reducción mayor.

En el caso del IBI se quiere hacer una nueva rebaja del 2%, que se suma a la de años anteriores, batiendo así un nuevo récord a la baja en la ciudad, que se situaría en el 0,410, cada vez más cerca del mínimo legal (0,400), objetivo fijado para el final de esta legislatura.

El equipo de Gobierno apuesta además por ampliar del 30 al 35 por ciento las bonificaciones en el IBI para las familias numerosas, y del 80% al 90% en el caso de las familias con ingresos inferiores a 3 veces el IPREM.

Además, propone la creación de una nueva bonificación del 8% al IBI de los locales con actividad económica cuyas empresas hayan mantenido el empleo durante 2020.

El borrador de ordenanzas amplía también los casos en los que la plusvalía se bonifica en un 95%, ampliando la condición de ingresos a 2 veces el IPREM y el valor del suelo hasta los 70.000 euros; elimina la tasa por licencia de apertura de negocios independientemente del tamaño del local, y continúa con las medidas de apoyo a sectores especialmente castigados por la pandemia con exención de la tasa de terrazas a lo largo de todo 2021, rebaja del 50% en la tasa que se aplica a quioscos, mercadillos y puestos callejeros,y reducción del 25% de la tasa de licencias urbanísticas.

Además, el objetivo del equipo de Gobierno es mantener en vigor todas las bonificaciones y exenciones fijadas con el plan de choque Santander a Punto, como la rebaja del 0,6% en la tasa de basuras,-del 10% en el caso de las basuras no domésticas-, y en la tasa de agua y alcantarillado.

Las nuevas ordenanzas fiscales de Santander aliviarán la carga económica de familias, empresas y sectores más castigados por la covid-19