Podemos Santander y Santander Sí Puede celebran que no se haya tenido que lamentar heridos y creen que la responsabilidad de poner en riesgo la vida de los vecinos recae en el Ayuntamiento.

Las dos formaciones políticas consideran un milagro y una suerte que no haya habido que lamentar pérdidas personales y advierte de que las irresponsables políticas urbanísticas de Santander ponen en serio peligro la seguridad.

Podemos Santander y Santander Sí Puede celebran que no se haya tenido que lamentar heridos y creen que la responsabilidad de poner en riesgo la vida de los vecinos recae en el Ayuntamiento.

Podemos Santander y Santander Sí Puede, a través de sus portavoces Lydia Alegría y Susana Ruiz, recuerdan que ya en el año 2002 el Tribunal Supremo decidió anular la licencia de apertura del centro comercial Bahía de Santander, puesto que dicha licencia fue concedida al amparo de una modificación del planeamiento urbanístico de la ciudad, que fue declarada ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

Por su parte, Susana Ruiz, portavoz de Santander Sí Puede, considera que “Con toda la prudencia del caso a la hora de depurar responsabilidades, no podemos obviar que el ayuntamiento había realizado recientemente una intervención en la zona. Esperamos que los informes técnicos arrojen luz sobre las causas de un desastre que ha ocasionado enormes daños materiales y que, gracias a la hora en la que se ha producido, no ha tenido ninguna consecuencia personal.”, así mismo considera que “nos encontramos ante un nuevo derrumbe que no es más que un síntoma del cómo no se deben hacer las cosas y que pone nuevamente en el punto de mira la gestión urbanística de esta ciudad. En esta ocasión sería deseable que se depuraran todas las responsabilidades políticas y legales, no como en el caso de la calle Sol…”.

Lydia Alegría, portavoz de Podemos Santander y de Unidas por Santander, ha señalado que “las deshumanizadas actuaciones urbanísticas basadas en la especulación no solo han venido acabando con la identidad histórica de Santander, también han perjudicado a las vecinas que han tenido que ver como no eran la prioridad de esas políticas”, añade que “lo más importante es asegurar que las viviendas no corren riesgos y que los vecinos tengan un techo”. Y concluye que “después habrá que determinar bien las causas y comprobar si el Ayuntamiento tiene algún tipo de responsabilidad por construir en zona de marisma.”

Podemos Santander y Santander Sí Puede celebran que no se haya tenido que lamentar heridos y creen que la responsabilidad de poner en riesgo la vida de los vecinos recae en el Ayuntamiento.